He aprendido a guardar en mi pecho el calor excedente para regalar cuando algo o alguien lo necesite.
Estoy aprendiendo a dejar mi espalda descubierta
para recibir el calor de otrxs, un abrazo,
y compartir mi lugar preferido.