Llevo con este post en blanco meses, hace mucho que quería sentarme a escribir sobre «qué ha significado el lunes sin carne para mi», pero al final no lo hacía porque quería decir tantas cosas, quería poner fotos, referencias y hacerlo tan completo y «perfecto» que al final lo dejaba para otro día porque «hoy no me da tiempo».

Y no es que hoy sea el día en el me da tiempo sino que hoy me he dado cuenta de que es más necesario contarte qué hizo por mi «el lunes sin carne» de una manera real, incompleta e imperfecta antes que no decirte nada.

Porque en verdad así ha sido como he ido evolucionando en esto de la comida sana, veggie y creativa, poco a poco, cagándola unas veces y triunfando otras. Como la vida misma.

¿Qué es eso del Lunes sin Carne?

Lunes Sin Carne (Meet free monday) es una campaña internacional sin fines de lucro que anima a las personas a no comer carne los lunes para mejorar su salud y ayudar al planeta.

Algunos datos interesantes que apoyan esta campaña:

  • 1 día a la semana sin tomar carne reduciría el riesgo a 4,5% la posibilidad de sufrir patologías cardíacas.
  • 1 persona que omita el consumo de carne 1 solo día a la semana salvaría unos 14 animales de ser sacrificados.
  • 1 kilo de carne conlleva un gasto de 15 a 20 kg de cereales y 15.000 litros de agua. En tan solo un lunes sin carne se pueden llegar a ahorrar agua como para 16 duchas. Imagina… si se usa de 15 a 20 kg de cereales para producir 1 sólo kg de carne, ¿a cuántas personas podríamos alimentar si esos cereales estuviesen destinados a los humanos? a unas 200.

Como datos objetivos no están nada mal como para considerarlo ¿no?

Lunes sin carne

Mi experiencia

En casa comenzamos a practicar el «Lunes sin carne» los miércoles ✌️, porque nos venía mejor. Comenzamos a hacerlo porque leímos en algún sitio esas razones que te contaba arriba y nos parecieron lo suficientemente importantes como para involucrarnos con el tema. Total, un día a la semana, sería bastante fácil.

Pues no fue fácil en absoluto 😂. A pesar de que en casa somos los dos unos cocinillas, nos dimos cuenta de:

  1. La gran cantidad de productos de origen animal que consumíamos a lo largo del día y a la hora de salir a comer a la calle… ni te cuento, (porque ¡ojo! es un día sin carne (ni pescado) dentro y fuera de casa, y eso incluye: el jamoncito, el pincho de empanada de atún que te ponen con la bebida, el pavo de la tostada del desayuno…)
  2. Que no teníamos ni idea de cocinar sólo con verduras y que saliera rico.

¿Qué hicimos?

Pues nos lo tomamos como un juego, como un pequeño reto:

  1. Cada semana nos propusimos investigar y hacer una receta nueva, como somos dos en casa, uno investigaba para la comida y otro para la cena y nos enseñábamos el uno al otro. De esta manera estábamos aprendiendo 2 recetas sin carne a la semana.
  2. Leer libros y seguir por redes a nutricionistas especializados en alimentación veggie porque me empezaron a asaltar las típicas y normales dudas de: «¿me faltarán proteínas? ¿y el hierro?»
  3. En el mercado había muchas verduras que no conocíamos así que uno de los retos semanales era comprar «eso que no conocíamos» y aprender a usarlo. Así nos íbamos familiarizando con ingredientes nuevos.
  4. Perder la vergüenza cuando un «miércoles sin carne» íbamos a tomar algo o comer fuera, y preguntar al camarero qué opciones de tapa, pincho o platos sin carne tenían ese día. Unas veces nos sorprendíamos para bien… y otras tantas nos quedamos sin tapa, a lo que viene el siguiente punto:
  5. Investigar lugares nuevos para comer y cenar, salimos de nuestra zona de confort de ir a donde siempre y descubrimos sitios súper ricos e interesantes que a la vez nos daban muchas ideas para cocinar en casa.
Zanahorias horneadas con Garam masala
HAmburguesas de lenteja roja
Hamburguesas de lenteja roja

¿Qué conseguimos?

En poco tiempo, casi sin darnos cuenta, nos vimos cocinando cada semana platazos de verduras diferentes sin buscar ninguna receta. Y ese «miércoles sin carne» se convirtió en lunes, martes y miércoles porque nos pareció apasionante los colores, sabores y posibilidades que tenía este tipo de cocina.

Comenzamos comprar en mercados y fruterías de barrio porque tenían mayor variedad que en el súper y gracias a ello «re»-conectamos con las estaciones dándonos cuenta que algunas frutas y verduras vienen y van según si es invierno, primavera o verano. Y oye, que juego da eso en la cocina ♥︎

Ahorramos unas perrillas, porque ojo… dicen por ahí que comer sano es caro y yo no entiendo nada, cuando salgo de la frutería cargada de fruta, verdura y legumbres a veces no llega la cuenta ni a 2 cifras.

Mejorar nuestras digestiones. Nos dimos cuenta de que las comidas nos saciaban pero sin dejar esa sensación de pesadez y dándonos bastante energy para el día.

Regular mi «momento All bran». No más atascos, tal cual.

Sentir que somos parte de este planeta, meditar nuestras elecciones de consumo y ser consecuentes. Aprendimos un poco más sobre lo que ocurre a nuestro alrededor fuera de nuestras 4 paredes, quisimos conocer una realidad sin filtros para a partir de ahí decidir de una manera más libre.

Simplificar nuestra vida… y esto quizás lo amplíe algún día, si considero que puede servirte de algo.

Nos unimos al «lunes sin carne» por eso de poner nuestro granito de arena y contribuir un poco con este planeta y al final parece que él ha hecho más por nosotros ♥︎

No se si tu ya te uniste a esta iniciativa, si no la conocías en absoluto o si ya eres veggie y pasaste por ello en tu transición.

Por mi parte simplemente quería compartir contigo mi experiencia por si te animas a hacerlo y te sirve como motivación.  Si ya practicas el «lunes sin carne» me encantaría saber si para ti también ha sido una maravillosa revolución.

Si quieres un poquito de inspiración date una vuelta por la sección recetas, todas ellas son vegetarianas, llenas de color y sabor. Mis preferidas: Estas albóndigas de calabaza y curry, estas espirales con boloñesa de soja texturizada o el paté de remolacha y tofu.Y si quieres leer un poco más sobre el Lunes sin carne mira aquí:

Lunes sin carne

Hazte veg.com

Si te pareció útil o conoces a alguien que le pueda resultar de ayuda no dudes en compartirlo. ¡Gracias por leer!

Autor

¿Quieres comentar algo?

Holi! En La Cierva Verde utilizamos cookies propias y de terceros para la mejora de nuestros servicios. Dale OK si aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar