A mi siempre me gustaron los regalos de Navidad. Cuando era pequeña la mañana del 6 era el día grande, la gran fiesta y en el salón de mi casa parecía el almacén de cortilandia, nunca faltó detalle ni regalos y eso era maravilloso aunque nos olvidáramos de ellos a los 2 días.

Después fui creciendo y me uní a ese juego de regalar: cuanto más mejor, aunque no pudiera o no supiera qué. Son fechas importantes y frases del tipo: “cómo no le voy a regalar eso que tanto desea” o “como no se qué regalarle compro algo caro para que al menos…” resonaban en mi y hacía que al final sacara la cartera y rompiera el cerdito si hacía falta.

Entonces empecé a conocer a “gente rara” que solo se hacían un regalo por Navidad o regalaban cosas simbólicas hechas a mano, otros que cenaban patatas con huevos o incluso que no celebraba estas fiestas. Y yo, borracha de la magia de la Navidad trataba de reconvertirlos.

Seguí creciendo, viajando, observando, escuchando y callando mucho, mucho mucho. Y hubo un click en el que entendí ciertas cosas y comencé a querer comprender otras.

Llegados a este punto podría empezar a explicar todo lo invisible que hay detrás de estas celebraciones: residuos, desperdicios de comida, sobreproducción, explotación… etc etc. Pero además de eso, una de las cosas que me calaron hondo fue darme cuenta de de todo lo que estaba tapando esa abundancia: me hacía vaga y conformista y eso me tenía enganchada porque me hacía la vida más fácil, tomar decisiones era sencillo: me dicen que compre y yo compro.

Demonicé a la publicidad, a la sociedad y a los comercios por inducirnos las necesidades y “obligarnos” a vivir en el consumismo, pero “hey, querida Mei, la que finalmente se cree y materializa esa necesidad eres tu solita”.

Antes de ayer, como quien dice, me di cuenta de que esto no va de sacar el hacha de guerra a las Navidades:

  • Esto va de ser consciente y consecuente respecto a cómo las vivimos, de que si puedes y quieres regalar esto y aquello simplemente pienses 2 veces si te y le hará feliz (y no cuentan únicamente los primeros 10 minutos de emoción).
  • Va de saber que hay tantas alternativas y formas de celebrar como personas y que no tienes que: “regalar porque si”, “comprar langostinos porque si”, “brindar con alcohol porque si”, “comer polvorones porque si”, “ir a 10 cenas de navidad porque si”.
  • Y va de despertar y empezar a hacer lo difícil, lo que nunca nos enseñaron: De parar para apreciar, valorar y disfrutar de las pequeñas grandes cosas, de momentos, de sensaciones, de un paisaje, de la comida y sus sabores, de los detalles, de las personas, del tiempo que dispones. Y de convertir eso en regalo.

Después de mis riñas con la esta opulencia impuesta hoy quiero encontrar un equilibrio porque regalar de corazón siempre es bonito aunque tenga una fecha marcada.

Por eso y porque me imagino que no estoy sola con este sentimiento he recogido una lista de regalos molones para frikis de esta vida sana, consciente y consecuente para que te sirva de inspiración por si tienes algún amigo de esos raritos que come mucho verde, lee movidas de crecimiento personal y no le mola nada el plástico.

Úsalo no solo para estas fechas sino para regalar cuando te salga del corazón o de las narices.

He de recalcar que esto no es una entrada publicitaria: las marcas y personas que referencio a continuación están en este post porque me parece que hacen un trabajo maravilloso acorde con mis valores y que a mi me encantaría conocer y disfrutar si aún no lo hiciera.

Inspiración de regalos molones para Frikis de la vida sana

Gastro

  • Bono para gastar en su tienda eco preferida
  • Suscripción para una cesta semanal de frutas y verduras de una huerta de proximidad
  • Cajita de selección de especias: y si encima vienes de viaje y las traes de su origen (OMG qué regalazo)
  • Algún dulce casero: compota, turrón, tarta, bizcocho…
  • Utensilios de cocina: palas de silicona o madera, mandolina, unos buenos cuchillos, sartenes u ollas de hierro…

Experiencias

  • Taller de cocina healthy. Si estás en Madrid te recomiendo mirar la oferta de cursos de Amanda de The Green Fuel (también tiene cursos online), Patri de Medio Limón si estás en Vigo 
  • Taller de huerto urbano. Sin duda alguno de los talleres de Marta de Plantea en Verde sería el regalo perfecto.
  • Taller de aceites esenciales: Tamara de Viviendo con V acaba de lanzar un taller online de aceites esenciales para la salud femenina súper interesante
  • Taller de cosmética orgánica: Camino de Camino Green está haciendo unos cursos de nutricosmética geniales en Madrid junto con Julia, nutricionista en No se que cenar.
  • Retiro de yoga, desconexión o reset. Echa un ojo al retiro femenino de marzo de Viviendo con V o los de Yoga y Alimentación de Amanda de The Green Fuel

Momentos

  • Una invitación a un desayuno, comida, cena, paseo… regala tu compañía a esa persona que normalmente no ves (o ves mucho)
  • Una escapada de fin de semana, un viaje.
  • Unas entradas para ir al teatro, concierto o cine (con palomitas incluidas por favor)

Oportunidades

  • Apadrina una cabrita, un cerdito o una oca: Fue el regalo que le hice al Ciervo el año pasado, apadriné en su nombre a la Cabrita Iris del Santuario Gaia y la vimos crecer y mejorar su salud desde su rescate . Aquí puedes ver a sus habitantes y apadrinar a quien quieras ¡te vas a enamorar!
  • Haz una donación en nombre de esa persona a alguna asociación con la que la persona se sienta identificado: animales, naturaleza, mujeres, niños, refugiados…

    Iris del Santuario Gaia. Rescatada de la industria cárnica

Conocimiento

  • Libros o ebooks de crecimiento personal. Alguno de mis prefes: Ikigai (Hector García&Francesc Miralles). Esencia minimalista (Lucía Terol). Qué harías si no tuvieras miedo (Borja Vilaseca). Querida incertidumbre: Te lo debo todo (Hana Kanjaa)
  • Libros o ebooks de cocina: Cualquier ebook de recetas veggies de VeggieBoogie. Cualquiera de Green Kitchen Stories (también tienen App y mola un montón). Recetas y principios de la cocina vegetariana de Teresa Carles: me lo regalaron por mi cumple y ha sido todo un descubrimiento.  Speciarium, una obra de arte que habla de las especias y sus orígenes.
  • Libros de nutrición molones: Mi dieta cojea y Mi dieta ya no cojea de Aitor Sanchez (para descubrir los mitos que la nutrición te hizo creer), Vegetarianos con ciencia y Vegetarianos conciencia2 de Lucía Martinez Argüelles (para entender y estructurar de una manera sencilla, completa y actualizada la alimentación vegetariana y vegana)
  • El No-Libro “La escucha” de Julia Jiménez Hens @nosequecenar. Reflexiones cortas y sinceras para reconectarte y escucharte.
  • Suscripción para clases de escritura, manualidades, baile…

Salud y autocuidado:

  • Bono de sesiones de Fisio / Masaje / Nutrición / Psicólogo
  • Bono para clases de Yoga / Meditación. Si estás en Gijón te vas enamorar de Yoga-lab 
  • Pack de Jabones y champúes naturales y sin envases. Mis prefes hasta el día de hoy son los de Mú tu (Málaga)
  • Cosmética natural y orgánica: Isa de Poetics skin Sensation tiene unos productos multifunción que te enamorarán al verlos y olerlos.

Zero waste

  • Bolsas de tela molonas para ir a la compra
  • Vasos o termos para llevar tu café, te o refrigerio wherever you go sin tener que recurrir a desechables o botellas.
  • Envoltorios reutilizables de tela o cera para bocadillos, snacks… que sustituyen al film o papel albal

Algunas tiendas online que puedes ojear (si es que en tu ciudad no encuentras): Esturirafi, Unpacked (tienen tienda física en Madrid) y  Yes Future (tienda física en Barcelona)

Talento local

  • Ilustraciones o arte bonito de gente con talento de tu ciudad
  • Decoración hecha con materiales reciclados: Malaje handmade convierte prendas de ropa en cojines únicos
  • Joyería orgánica y libre de tóxicos para mamás y babys: Ensumi organic

Handmade

  • Fotos: de un viaje especial, de un recuerdo, tu mejor (o peor) foto o una composición bonita.
  • La urna de los buenos momentos del año: Uno de mis regalos preferidos, se trata de regalar una urna (bote o cajita) vacía junto con n taquito de papeles en blanco. El objetivo será dejar escrito en esos papeles cada vez que vivas un momento bonito y significativo para ti y a final de año rememorarlos.
Urna de buenos momentos del año
Urna de buenos momentos del año

Verde que te quiero verde:

  • Plantas: el verde siempre triunfa pero asegúrate de que la persona regalada sepa cuidar la planta o enséñale cómo hacerlo.
  • Esquejes de una planta madre que sea tuya: hay algunas plantas de las que puedes sacar “hijos” para que se conviertan en plantas nuevas, grandes y hermosas. Un legado precioso que dejas en manos de alguien querido.
  • Plantas de aire : Las plantas de aire son variedades muy fáciles de cuidar. No necesitan tierra ya que toman sus nutrientes del aire y son realmente bonitas.
Planta de aire
Planta de aire

2ª Vida

¿Por qué no regalar algo tuyo que aprecies? quizás porque ya no lo vas a usar o simplemente porque quieres que otra personas lo disfrute también: Ropa, libros, arte…
@soymarianegro nos propone un reto súper chulo relacionado con esto:  “un experimento, una cadena que queremos que sea infinita, que nos anime a repensar, a concienciarnos y a reutilizar en estas épocas de compras locas. .”.  Mira más info aquí.

 

 

¿Que te pareció la lista? Tanto si te inspiró como si echaste alguna idea de menos ¡te espero en comentarios!
Comparte esta entrada con todo aquel, friki o no que necesite un poco de inspiración y reflexión en estas fechas de consumismo incontrolado.

Un abrazote

Autor

omentarios

  1. .Hola Maria…!! Me encata todas las ideas que tienes . Eres la leche que lo sepas..un besin muy grande😙❤

¿Quieres comentar algo?

Holi! En La Cierva Verde utilizamos cookies propias y de terceros para la mejora de nuestros servicios. Dale OK si aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar