Nos va a salir el azúcar por las orejas. Nos lo meten en salsas, comida preparada, bebidas vegetales, granola bio y en muchos alimentos considerados “healthy” porque el azúcar que lleva es de coco, panela, sirope de ágave o de cuerno de unicornio y parece que así vale añadirle a todo.

Pero amiguis, el azúcar es azúcar.

Evidentemente hay diferencias según compres una u otra: el proceso de creación, el respeto hacia el medio ambiente en su extracción y a los trabajadores que lo producen.  Y creo que esas deberían ser la razones que determinaran qué azúcar o edulcorante compro.

Esta intro es simplemente un gritito al cielo para que nos dejen de dar gato por liebre porque al final, el azúcar de coco es azúcar y eso quiere decir que cuanto menos mejor: transforma el sabor natural de los alimentos, duerme nuestras papilas gustativas y nos crea adicción y dispersión. Que si queremos consumirlo ocasionalmente perfecto pero quitándonos esa idea de que por ser panela, es sano. 

Dicho esto, llevo “media vida” buscando alternativas para seguir tomando cosas dulces y saludables (porque a todos nos llega el mono varias veces al mes) y hoy te traigo uno de mis últimos descubrimientos: GRANOLA ENDULZADA CON BONIATO ASADO – sin azúcar añadida (de ningún tipo)

A mi me ha parecido una pasada y ahora que el boniato está de temporada ¡tienes que probarla! La combinación de ingredientes secos puede variar según tu gusto. Te dejo con la receta, ¡espero que te encante y no eches de menos el azúcar!

Puedes contarme tu experiencia en comentarios ♥︎

Granola de boniato sin azúcar ni edulcorantes

Calienta el horno a 180º (calor arriba y abajo)

1. Mezcla en el bowl grande:

  • 2 tazas de quinoa inflada (o copos de avena, quinoa, arroz, maíz…)
  • 1 taza de avellanas crudas machacadas (toscamente con un mortero por ejemplo)
  • 1/2 taza de Coco laminado deshidratado 
  • 1/2 taza de nibs de cacao 
  • 3/4 de taza de pipas de calabaza
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de canela

2. Haz el “aliño”: agrega a un vaso de batidora y bate hasta conseguir una crema espesa

  • 1 Taza de boniato asado (o cocido)
  • 2 cucharadas de crema de avellanas (o cacahuete, o almendra…)
  • 2 cucharadas de aceite de coco
  • 4-5 cucharadas de agua

3. Añade el aliño a los ingredientes sólidos y remueve bien. La mezcla debe quedar húmeda y al ser denso el aliño quedarán algunos “clusters” (aglomerados) que a mi personalmente me encantan

4. Hornea a 180º (calor arriba y abajo) durante 10-15 minutos. Vigila para que no se queme. Al sacarlo añade un puñado de pasas y deja que se enfríe dentro del horno con la puerta entre abierta para que se seque mejor y quede más crujiente

Conserva en botes de cristal herméticos: en la despensa 2 – 3 días o en nevera más de 1 semana

¿Cómo lo como?

Granola de boniato sin azúcar ni edulcorantes

 

Autor

¿Quieres comentar algo?

Holi! En La Cierva Verde utilizamos cookies propias y de terceros para la mejora de nuestros servicios. Dale OK si aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar