Oh Mango Nacional, tu que vienes en Octubre y marchas antes de que termine Noviembre. Eres totalmente efímero pero nos traes sabores de verano en otoño y por eso y mucho más, te adoro.

Sentimentalismos a parte, el Mango es una fruta tremendamente versátil a la hora de preparar recetas dulces y saladas. Tiene su origen en India y de hecho es declarada fruta nacional de India, Pakistán y Filipinas. Las variedades que se cultivan en España provienen de Florida. Llegaron a Málaga y Granada desde Canarias gracias a las idas y venidas de los inmigrantes latinoamericanos, que trajeron sus semillas y vieron que aquí muchas de sus frutas se adaptaban bien.

En Nueva Delhi, en India, se celebra el Festival del Mango en el que se puede probar más de 500 variedades de esta fruta.

Mangos en el mercado de Galle, Sri Lanka
Mangos en el mercado de Galle, Sri Lanka

Como datos nutricionales puedo contarte que el mango es súper rico en vitamina C, además de potasio, vitaminas A y E y bajo en grasas aunque despiste su textura densa.

El Mango es tan rico que ya vale la pena tomarlo solo, y esa es mi primera recomendación si aún no lo has probado o no estás familiarizado con él y a partir de ahí ¡experimentemos!

Snack de mango picante

Esta es uno de los snacks callejeros que más me han gustado cuando he viajado por Asia: mango con sal, lima y picante. Es una combinación perfecta que contrasta con el dulzor del mango, la sal y el picante realzan los sabores y el ácido de la lima lo equilibra, ¿te atreves?. 

Ingredientes

  • Mango
  • Sal
  • Lima o Limón
  • Picante en polvo – Puedes usar cayena, chili o incluso picante en escamas secas

Trocea el mango (intenta que éste no esté excesivamente maduro)
Añade una pizca de sal,zumo de lima y picante al gusto. Trata de encontrar el balance de cuánto echar de cada según sea tu paladar.

Ensalada naranja mango y verde

Ensalada de espinacas, zanahoria y mango

Para los días que el asome el sol y para calmar las prisas comiendo sano y rico en un periquete, las ensaladas son el comodín perfecto. Esta es sencilla y potente, el secreto está en el mango, por supuesto, y en el aliño.

Ingredientes para 1 persona:

  • 1 puñado de hojas verdes: elige entre espinacas, kale, rúcula…
  • 1 Zanahoria 
  • 1/2 mango
  • 1 trocito de cebolla morada

Aliño

  • 1 diente de ajo pequeño
  • un poquito de cebolla morada (de la que troceaste para la ensalada)
  • 3 o 4 trozos de mango (de los que troceaste para la ensalada)
  • 1 Cucharada de Tamari (o salsa de soja)
  • Limón
  • AOVE (aceite de oliva virgen extra)

Pica las hojas verdes en tiras, simplemente para que sean más pequeñas y se integren mejor con el resto de ingredientes y el aliño. Corta la cebolla en juliana fina y ralla la zanahoria. El mango córtalo en cuadraditos mézclalo todo en un bowl.

Para el aliño: pica muy finito el ajo y la cebolla y añade todos los ingredientes a un mortero, trabájalo durante unos segundos hasta que esté todo integrado y agrégalo a tu ensalada.

Tip: puedes hacer más cantidad de aliño y tenerlo reservado para aderezar otros platos durante la semana

Yogur mentiroso de Mango

Yogur de mango y anacardos

Mentiroso porque no lleva lácteos ni es fermentado, pero esta última parte se podría solucionar usando polvos probióticos para hacer yogures vegetales (cuando lo pruebe os cuento).

Esta receta da como resultado un yogur súper cremoso que puedes comerte a cucharadas, con un poco de granada por encima o usarlo para infinidad de recetas (como en la siguiente). Las cantidades están pensadas precisamente para eso, para que sobre y podamos transformar otros platos dándoles un toque tropical.

Vamos a aliarnos con la cúrcuma para avivar el color y de paso nos llevamos todos sus beneficios antioxidantes y antiinflamatorios (y su maravilloso sabor).

Usa siempre que puedas el conjunto cúrcuma – pimienta.  La piperina, uno de los componentes de la pimienta negra, aumenta la absorción de la curcumina, presente en la cúrcuma.

Ingredientes para unos 400 ml

  • 1 mango grande y madurito
  • 1 taza de anacardos crudos
  • sal
  • pimienta 
  • 1 cucharadita de cúrcuma
  • 1 chorrito de zumo de limón

Deja en remojo los anacardos al menos 1 o dos horas o toda la noche. Escurre y enjuágalos y agrégalos a la batidora junto con los demás ingredientes. Bate hasta que obtengas una textura densa y cremosa.

Si usas un mango maduro, no necesitarás añadir ningún edulcorante extra. Pruébalo antes de adelantarte, intenta poco a poco disminuir el uso de azúcares añadidos (sea sirope de ágave, de coco o de cuerno de unicornio) para así poder disfrutar del sabor natural de los alimentos.

¿Cómo lo como?

  • A modo de yogur, con frutas por encima o granola
  • Añade unas cucharadas a tu porridge calentito para dale un toque fresh
  • Como frosting de un bizcocho o tarta casera
  • Como extra de sabor y textura de un batido verde

Durará unos 5 días en la nevera

Galletas fantasía tropical – sin gluten y sin azúcar

¿A que mola el nombre? pues más te van a molar estas galletas fáciles y deliciosas como ellas solas. La textura de estas galletas es densa y ligeramente húmeda y combina genial con el frosting de mango de la receta anterior, ¡espero que te gusten!

Galletas sin gluten con relleno de mango

Ingredientes para unas 16 galletas

  • 1 Taza de harina de trigo sarraceno
  • 1 Taza de harina de avena sin gluten
  • 4 Cucharadas de crema de cacahuete (puedes usar de almendra, avellana…)
  • 2 Cucharadas de Aceite de coco
  • 4 higos secos (o dátiles u orejones…)
  • sal
  • canela
  • Agua (irás añadiendo poco a poco)

Mezcla en un bowl grande las dos harinas, la sal y la canela. Añade a un procesador la crema de cacahuete, el aceite de coco y los higos y procesa hasta conseguir una masa cremosa. 

Añade esa masa al bowl con las harinas y comienza a mezclarlo todo con la mano, ve añadiendo con cuidado pequeños chorritos de agua que te ayuden a integrarlo todo. Tienes que conseguir una bola de masa consistente y no pegajosa, si te pasas de agua, añade más harina.

Precaliente el horno a 180º calor arriba y abajo.

Extiende la masa sobre un papel de hornear con un poquitín de aceite. Yo lo hice con un rodillo y luego corté las galletas con un molde redondo para que quedaran “perfectas” pero si te quieres ahorrar este paso puedes aplanarlas con la mano y darle tu toque, eso si, intenta que queden finitas.

Hornea durante 15 minutos (vigila los últimos 5 para que no se quemen). Si quieres un toque más crunchy y seco, cuando pasen los 15 minutos dales la vuelta y hornea otros 5 minutos más.

Una vez frías rellénalas con el frosting de mango ¡¡y a disfrutar!!

Guárdalas en la nevera para que se conserven mejor

¿Te gustaron? No dudes es dejar tu comentario más abajo y si quieres compartir tu receta estrella con Mango ¡somos todo ojos!

Si te gustan este tipo de recetas puedes suscribirte a la Comunidad Verde y cada lunes llegará a tu bandeja de entrada contenido fresco y rico para inspirarte y ayudarte a comer cada vez más rico y consciente. ¿Nos vemos dentro?

Autor

¿Quieres comentar algo?