¿Alguna vez te has parado a leer las etiquetas de las salsas de tomate que encuentras en el súper? La mayoría de ellas, sino todas, llevan azúcar añadido, esto lo hacen para corregir la acidez propia del tomate y que el sabor y la textura sea más palatable (y adictiva).

Es cierto que en ocasiones el tomate puede resultar muy ácido pero, ¿no hay otra alternativa más saludable que añadir azúcar refinado?

Claro que sí, casisiempre la hay.

Personalmente yo me cansé de andar leyendo botes y botes en el supermercado, me harté del color rojo chillón y del sabor del Orlando que sabe a todo menos a tomate.

Si a ti también te aburre tener que comprobar las etiquetas para ver “qué nos cuelan esta vez” tengo una buena noticia

Se puede hacer salsa de tomate casera sin estar horas haciendo “chup-chup”, sin abrasarte las manos pelando tomates, sin añadir azúcar y sin muchas complicaciones

Sólo necesitas una olla express

¿Y cómo corregimos la acidez del tomate si no añadimos azúcar?

El truco para que nuestra salsa quede más suave, dulce y cremosa es añadir un trocito de una verdura dulce como puede ser: calabaza, zanahoria o boniato.

Fácil y saludable

INGREDIENTES (para 3-4 botes de 300ml)

  • 5-6 tomates medianos (maduros a ser posible)
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 zanahoria pequeña, 1/2 boniato pequeño o 1 trozo de calabaza
  • AOVE
  • Sal

PASO A PASO

Pon a calentar un poco de AOVE en la olla express.

Pica la cebolla y saltéala a fuego medio-alto hasta que se dore y empiece a ponerse transparente

Añade la tu verdura dulce (zanahoria, boniato o calabaza) pelada y cortado en dados, remueve

Mientras lava y trocea los tomates. Cuando los tengas incorpóralos a la olla

+ Trucos: Si tus tomates no tienen un sabor espectacular añade un par de trozos de tomate seco, potenciará muchísimo el sabor.

 

Salsa de tomate casera rápida y sin azúcar

Añade una pizca de sal y pimienta, tapa y sube el fuego al máximo para que suba el “pitorrín” de la olla, cuando lo haga baja el fuego medio-bajo y calcula unos 10-12 minutos

Pasado el tiempo vacía el vapor con el fuego apagado. Abre la tapa con cuidado y en la misma olla tritura con una batidora. Pruébalo y corrige de sal y pimienta si es necesario.

Guarda tu salsa en botes de cristal de diferentes tamaños, así podrás congelarlos y sacar uno más grande o pequeño según para que lo quieras usar.

Este tomate es maravilloso para:

  • Bases de pizzas
  • Boloñesas
  • Guisos
  • Salsas
  • Currys

Salsa de tomate casera sin azucar

 

 

Autor

omentarios

    • Hola Cris! si, después de rehogarlo con la cebolla y el boniato el tomate ya habrá soltado un poco de jugo, lo tapo sin agua ni nada, la verdad es que en mi olla nunca se ha quemado. Ten precaución, sobre todo la primera vez, de hacerlo a fuego medio y bajarlo un poco más cuando suba la presión de la olla. Un saludo!

    • Hola Sara! yo la he hecho con distintos tomates, con los tipo pera queda muy bien y con el ibérico (ese que es muy rojo casi negro) cuando está muy maduro queda increíble, el de la foto es un tomate más bien normalito pero con el truco del boniato y el tomate seco quedó genial!

  1. PENÉLOPE SANTA MARÍA ESTÉBANEZ Contestar

    Hola Mei!

    Me parece súper interesante esta receta para tener siempre lista salsa se tomate rica y casera. Me surge una duda… yo no tengo olla a presión… cuánto tiempo tendría que cocinarlo? Muchas gracias y un abrazo : )

    • Hola Penélope! me alegro que te guste! totalmente de acuerdo con lo que dices, es un recurso genial para tener siempre en el congelador o al vacío. Cuando la he hecho sin olla a presión la he tenido entre 30 y 50 minutos tapada y a fuego muy bajito, la verdad es que también es cómodo porque simplemente añades ingredientes, salteas un poco, tapas y te olvidas un buen rato. Si quieres que se quede más espesa destapa unos minutos al final, pero ten en cuenta que cuando se enfríe también cogerá cuerpo. Un besote!!!

  2. La receta esta genial! La haré!
    Y se adapta también muy bien para hacer la media conserva. Para conservar 2 o 3 meses en la nevera. No creo que dure tanto porque se comerá antes.
    Una vez terminada rellenar los tarros bien limpios con la salsa al máximo, pero sin que desborde al tapar. La salsa tiene que estar muy caliente, si se enfrió en el proceso, volver a calentarla. Cerrar el frasco, darle la vuelta y dejarlo así hasta que enfrié.
    El calor de la salsa esteriliza el poco aire que le quedó al tarro y hace vacío.
    A mi me gusta guardarlo en la nevera, pero si tienes una zona de casa fresquita, también vale.
    Yo soy más de abrir el tarro que de descongelar 😉
    Un abrazo!

    • Siii Pilar!! desde que me lo comentaste lo hacemos en casa y es genial. Hemos probado a guardarlo en despensa y se conserva perfectamente. Mucho más cómo que congelar. Muchísimas gracias por la aportación! Un besote!

¿Quieres comentar algo?

Holi! En La Cierva Verde utilizamos cookies propias y de terceros para la mejora de nuestros servicios. Dale OK si aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar