Chía pudding
Vaaale… no son exactamente huevos, pero tu tampoco los querrías desayunar, ¿verdad?

El aspecto de las semillas de Chía y Lino después de estar unos minutos en remojo se asemeja (¡o al menos a mi me lo parece!) a eso mismo. Esto es  porque las semillas desprenden sus propios mucílagos adquiriendo una textura gelatinosa bastante vistosa que gusta a unos más que a otros.

Las semillas tienen una gran cantidad de propiedades, en un pequeño resumen te cuento las de las que uso en esta receta:

Lino: son conocidas por su propiedad de ayudar al tránsito intestinal y ser un remedio para algunos casos de estreñimiento. Hay semillas de lino marrón y dorado, también puedes encontrarlo en aceite. Otro de sus beneficios es su efecto beneficioso en los niveles de colesterol, incrementando los niveles de colesterol HDL (“saludable”).

Chía: con propiedades similares, destacan sobre las anteriores por su alto contenido en calcio y fibra soluble, también ayudan a regular el tránsito intestinal. Además se le atribuyen propiedades antioxidantes. Son saciantes, por ello, suelen usarse para ayudar a bajar de peso.

Entonces, para conseguir unos ricos «huevos de rana» para desayunar atento a la receta:

PARA LAS SEMILLAS

  • Añade a un vasito 1 cucharada de Chía y otra de Lino
  • En este caso yo las he condimentado con:
    • 1 pizca de canela
    • 1 pizca de cúrcuma en polvo
    • 1 poquito de pimienta blanca molida
    • 1/2 cucharadita de esencia de vainilla casera (si tenéis esencia concentrada usad una gota)
  • Mézclalo bien y cubre las semillas con bebida vegetal (la que suelas usar) más o menos 4 Cucharadas de líquido por cucharadita de semilla
  • Vuelve a mezclar bien y deja reposar al menos 20 minutos

 

PARA LA MERMELADA EXPRÉS usa una batidora de mano, añade:

  • Un melocotón maduro pelado (y sin hueso) –> reserva un trozo, como 1/4 de melocotón
  • 1 o 2 dátiles deshuesados
  • Bate que bate
  • El trozo que reservaste pícalo en cuadraditos y agrégalo a la mezcla

(Con esta técnica puedes hacer todas las «mermeladas» que se te ocurran, para otra ocasión también podrías añadir aquí semillas, le darán otra textura)

¡Ya lo tienes todo! 

Agrega la mermelada al fondo de un vasito, las semillas remojadas encima y machaca unos frutos secos para decorar por encima y darle un toque crunchy.

¡Ñam!

Chía pudding

¿Te parece mucho lío para hacerlo por la mañana? Puedes dejarlo preparado por la noche, las semillas reposarán más y la mermelada integrará mas sus sabores. Al levantarte solo tendrás que remover bien las semillas y «emplatar»

 

Autor

omentarios

  1. Pingback: Yogur super cremoso de soja y chía con mango deshidratado – La Cierva Verde

  2. Me ha encantado este post y en ningún momento había leído una opinión como esta sobre el tema, genial !

    Enhorabuena

    • Gracias Servando! me alegro que te guste este «mejunje»! jeeje, un saludo!

¿Quieres comentar algo?

Holi! En La Cierva Verde utilizamos cookies propias y de terceros para la mejora de nuestros servicios. Dale OK si aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar