Me parecía interesante escribir sobre esto ya que, curiosamente, a lo largo de mi experiencia impartiendo clases de pilates he visto patrones erróneos que se repiten sea donde fuera el trabajo, sin importar edad, sexo o condición física del alumno.

Son conceptos básicos, y como tal, fundamentales que, no se porqué razón, se suelen olvidar con el tiempo o no se llegan a integrar nunca. Un buen repaso de vez en cuando no viene nada mal ya que, sin duda, mejorarlos son clave para progresar, no sólo la práctica de las clases sino también en el perfeccionamiento de otras disciplinas que realices o en el movimiento corporal diario.

Tu, que Pilateas habitualmente, seguro que te ves identificado con alguno de los errores de los que hablo… ¿Intentamos mejorarlos?

  • Back to basic. Como decía antes, nos olvidamos de las bases y obviando estas, Pilates se convierte en una mera clase de gimnasia de mantenimiento. Sin centralización no hay control del movimiento y viceversa. Concéntrate en los músculos específicos que controlan las áreas centrales, activa los músculos fijadores tónicos en la posición requerida y a partir de ese núcleo estable, muévete. Solemos fijarnos más en lo que movemos en lugar de en lo que debemos estabilizar. Inviértelo y el movimiento fluirá poco a poco

 

  • Priorizar la cantidad frente a la calidad. Y esto va al hilo del punto anterior, nos olvidamos del centro y queremos mover, mover y mover, que está genial, hemos venido a eso, pero a sobretodo a movernos bien y aprender a hacerlo. Hay que entender el movimiento y crear una consciencia sobre él y esto no es fácil. Por eso, no te preocupes si tus círculos de cadera son pequeñitos, si no puedes estirar por completo las rodillas al tener las piernas en el aire o si ruedas poquito sobre tu pelvis en el half roll down. Si tu pelvis está estable, si eres capaz de mantener el neutro y si realizas una articulación coordinada y completa pelvis-lumbar irás progresando poco a poco en la amplitud del movimiento.

circulos-de-cadera

  • Correr demasiado. Y desgloso esto en otros dos puntos:
    • Aceleramos el ejercicio… ¿para acabar antes? No por mucho madrugar… pues eso. Con la velocidad  solemos, especialmente al iniciarnos en la práctica, descontrolar un poco todo, respiración acelerada y descoordinada, mala postura e inestabilidad central. Es cierto que realizar algunos ejercicios despacio es agotador y difícil pero es preferible, si “no podemos más”, hacer menos repeticiones bien hechas a crear patrones de movimiento incorrectos. 
    • Queremos llegar a hacer mañana lo que no conseguimos desde que tenemos 10 años… El Pilates modifica el cuerpo, lo mejora, eso es incuestionable. Hay estudios que demuestran cambios significativos en el esquema corporal refiriéndose a un incremento de la flexibilidad, equilibrio dinámico y estático y fuerza (amén de la disminución de dolores, en especial en la zona lumbar), a partir de 1-2 meses de práctica y partiendo de la situación actual del sujeto… no de la de sus años mozos. Así que no seáis impacientes, todo requiere un tiempo y una constancia, mantener una postura inicial correctamente ya es un reto difícil. Disfrutad de los progresos de cada día, de lograr hacer ese ejercicio que la semana pasada era imposible, del aumento de la resistencia y de la mejora de la postura mientras estás trabajando.

 

  • No es una competición. A veces, en las clases grupales dan ganas de correr una cortinilla    entre alumno y alumno, con todo el cariño que ello me procesa, les digo en broma que “no se copien del compañero”, primero porque hay muchas maneras de hacer un ejercicio correcto y segundo porque el compi puede estar ejecutando mal el movimiento o bien de una manera diferente porque presenta algún tipo de patología. Por suerte y lógica, en Pilates existen infinidad de variaciones para cada ejercicio poder adaptarlo y personalizarlo y no por ello es “trampa”, ni significa que lo hagas peor. Volviendo al punto 1, centrarte en los principios básicos te hará entender esas modificaciones y mejorar sobre ellas.

 

  • Quedarse azul de no respirar. Vale, realizar una respiración correcta al principio parece un mundo, ¡hay que fijarse en tantas cosas…!. La respiración en Pilates se pauta de una manera u otra para facilitar o dificultar el ejercicio, pero sobre todo hay que fluir con ella, no debemos hacer apneas ya que esto, más el esfuerzo añadido del ejercicio crearán una presión intraabdominal que provocarán lo contrario a beneficios. No te obsesiones, porque ello te bloqueará también mentalmente, si no puedes seguir a la profe en algún momento, sigue respirando, para si es necesario y reengánchate cuando tu cuerpo vuelva a estar preparado.

 

  • Crecer o elongar la columna no es “sacar pecho”. El autoelongamiento, tan presente en las órdenes verbales de las clases crea confusión generando un movimiento de extensión dorsal excesivo, proyectando las costillas inferiores hacia delante, sacando el culete hacia atrás y borrando en algunos casos la cifosis natural. Una elongación axial es una corrección sutil que permite activar los músculos erectores de la columna (esos que tenemos dormidos la mayor parte del día) dirigiendo la parte alta de la coronilla hacia el techo, el cóccix hacia suelo (y no hacia detrás) y recogiendo tus costillas activando “el centro”.

 

  • “Aguantar” un dolor que no debe doler. Por apuro, por no interrumpir la clase o por desconocimiento (mea culpa quizás) se ejecutan ejercicios sintiendo y “aguantando” un dolor que no debería estar presente. Siempre, y con más razón si practicáis en grupos reducidos (ojalá sea así), comentad con el profe si algo no va bien, estamos para mejorar y hacer fluir vuestro cuerpo y con dolor, no hay fluidez.

 

  • Perder alineación de brazos o piernas. Generalmente se produce debido al punto 2, al realizar un movimiento más amplio de lo que podemos controlar se pierde, aparte de la estabilidad central, la alineación del resto del cuerpo. Fijaos, por ejemplo, al hacer el twist generalmente se produce una apertura del hombro del lado hacia donde se gira, cuando sin embargo, se debería mantener la misma posición con la que se empieza el ejercicio. Esto también puede producirse por una falta de propiocepción (o capacidad para sentir la posición relativa de las partes corporales contiguas), ¡pero que no cunda el pánico! como el equilibrio o la coordinación, este sentido se entrena y se mejora.

¿Te sonaba alguno? Seguro que, sobre todo al inicio, pasaste por alguno de ellos y quizás ahora te sonrías viéndote en esas situaciones, o bien aún te encuentras en alguna de ellas o acabas de darte cuenta de que de hecho las sigues haciendo, ¡bien! ¡si no hay consciencia, no hay corrección! 🙂

Hay veces que parece difícil, que tus brazos, tus piernas o tu pelvis no responden como querrías, pero… ¡que no decaiga el ánimo! disfruta de cada movimiento y la constancia te regalará los resultados que tu cuerpo se merece. 

 

Autor

omentarios

  1. Reblogueó esto en Propósitosalud y comentado:
    Empieza una nueva temporada y tras el verano son muchos los que retoman sus clases de Pilates.
    Estos son algunos errores a evitar y sobre todo a corregir por nosotros como instructores. Saber leer bien un cuerpo no es facil.

  2. María, interesantísimo artículo y necesario. ¡Cuánta razón tienes! (y sí, me he visto identificada en alguno). El primer paso es ser consciente de ello y que los «profes» te ayuden para mejorar. Muchas gracias por el post!

  3. Una pregunta, yo voy dos dias a la semana a pilates , es recomendable hacer más días pilates? En casa tal vez, online? O con dos días es suficiente?

    • Hola Begoña! puedes practicar Pilates cada días si dispones de tiempo (y dinero), ¡sería genial!. Dos como mínimo está bien, sobre todo si lo combinas con otro tipo de ejercicio aeróbico.
      En casa es una buena alternativa siempre y cuando los ejercicios que practiques los domines y tengas una buena consciencia sobre ellos, para que, como digo en el artículo, no se creen patrones de movimiento incorrectos. Puedes por ejemplo, pedirle a tu profe que te paute una serie básica que domines bien en clase y la practiques en casa esos días que no puedas asistir a clase. =)

¿Quieres comentar algo?

Holi! En La Cierva Verde utilizamos cookies propias y de terceros para la mejora de nuestros servicios. Dale OK si aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar