Hablar del ritmo de vida actual hoy día es como recitar la teoría de la gravedad de Newton, todos la conocemos, la sentimos y estamos de acuerdo con ella.

Sabemos que bajo estas condiciones de estrés y de vida/trabajos sedentarios hay que cuidarse.

Y está comprobado, que el movimiento previene, mejora e incluso cura. El cuerpo humano no está hecho para conservar actitudes inmóviles mantenidas por largo tiempo. Incluso durante el sueño, cambia de posición. Esos movimientos ponen en acción los músculos y las articulaciones, manteniendo así la tonicidad, la elasticidad y la compaginación global del cuerpo. Además poseemos órganos alojados en cavidades como el tórax y el abdomen. Albergamos una red muy importante de arterias, venas y capilares. Tenemos líquidos como la sangre y la linfa que bañan nuestros tejidos y necesitamos del movimiento para comprimirlos y estirarlos. En definitiva,  movilizarlos para colaborar y facilitar su funcionamiento correcto.

El movimiento es una medicina para el cuerpo y la mente. Nos mantiene sanos, bonitos y felices.

Todos estamos en continuo movimiento, lo sé, pero ¿de manera consciente?Saludo al sol

Yo llamo ejercicio consciente a aquel que te hace conectar con tu cuerpo, que te ayuda a conocerlo y tener una conversación recíproca con él.
Disciplinas como Pilates, Yoga o Feldenkrais, entre otras, te dan las claves para crear esta relación olvidada.

¿¿No te da pena tener un cuerpo con tantas posibilidades y no conocerlo??

Realmente hay muchas personas que no saben la amplitud de movimiento que tienen sus hombros o la fuerza que pueden soportar sus rodillas en carga o simplemente que tiene una columna vertebral articulada en 3 planos, ¡combinables!

Podría enumerar los infinitos beneficios del ejercicio físico, pero estoy segura de que los sabemos tan bien como los perjuicios que causa, por ejemplo, el tabaco. Al final queda en nuestra mano, y la frase más oída es:  “Se que es bueno pero…” e innumerables excusas para no hacerlo, tantas o más que sus beneficios.

No necesitas razones, necesitas motivación.

Encuentra algo que te guste, prueba. Quizás de primeras no te satisfaga mucho, dale una oportunidad y si no, sigue probando. Pero encuentra algo con lo que puedas divertirte y conectar, porque sólo así lograrás una relación con tu cuerpo y empezaréis a haceros colegas hasta lograr una conexión cuerpo mente que te prometo, es maravillosa.

Empieza poco a poco, no te satures, ve escuchando que te pide el body, observa los cambiosy continúa, pero sobre todo disfruta durante y después… de esa genial sensación que se queda y que luego se convierte en ganas de más.

Gozarlo es fundamental, hará que te enganches, que te encuentres, que te recrees en tí mismo mientras aprendes también a mover la mente de una manera eficiente… y por supuesto a relajarla, que falta nos hace.

Disfrutar del ejercicio físico nos hará desconectar de todo aquello que nos perturba y martillea, haciendo concentrarnos en el aquí y ahora del movimiento pudiendo así aplicarlo poco a poco a otras situaciones en el día a día.

Plancha Pilates

Autor

¿Quieres comentar algo?

Holi! En La Cierva Verde utilizamos cookies propias y de terceros para la mejora de nuestros servicios. Dale OK si aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar