¿Y tú…? ¿Sólo reciclas?

La cierva verde

Yo, que pensaba que me preocupaba por el medio ambiente porque reciclaba… y ha sido a raíz de irme a millones de Km cuando he despertado y he visto la realidad, la poca consciencia que tenía y la ignorancia bajo la que vivimos.

Os pongo en situación:

  • Pacitan, Indonesia. Consigo llegar a una paradisiaca playa, sin nombre. De las de foto, ni un alma, agua cristalina y arena tan fina y blanca que el sol reflecta en ella dañando los ojos, detrás de ella, la jungla, y detrás de ella montones de basura que tuve que atravesar para acceder a tan idílico paraíso.
  • Angkor, Camboya. Caminando por unos de los templos más famosos y bellos del mundo puedes encontrarte botellas de plástico por el camino y papeles de snacks en las esquinas de las milenarias edificaciones.
  • Isla de Tioman, Malasia. Hice un voluntariado con una asociación que ayuda a laLa cierva verde conservación de 2 especies de tortugas marinas que sobreviven, de las 10 que existían
    en el área. Son animales que se están extinguiendo debido a la pesca con redes de arrastre, por el consumo humano de sus huevos, por el crecimiento del turismo en sus áreas de anidación, y por la contaminación de las aguas que recorren entre otras. Por esto, ¿sabes cuál es la relación de éxito para que un bebé de tortuga alcance la edad adulta? 1 entre 1000.
  • Boracay, Filipinas. Diminuta y preciosa isla que se hizo famosa en 2013 por su maravillosa playa de 4km de largo, White beach. Gracias a esto, el aumento masivo de un turismo irresponsable ha acabado ya con el 80% del coral, en tan solo 3 años.

Triste, ¿no?

¿Te has planteado que una de las bolsas que había de camino a esa playa paradisiaca podría ser tuya?

¿Has pensado que alguna de esas tortugas que no sobrevivieron se asfixiaron en una de las islas de basura que hay en el océano y que van creciendo gracias a los envases de takeaway que no reciclaste o que no se llegó a reciclar correctamente?

Existen 4 grandes islas de basura en el océano que las diferentes corrientes marinas van
alimentando con los desechos que recogen a su paso y que nosotros, por supuesto, producimos, a escalas insostenibles.

La cierva verde

Realmente no hay que irse a la otra punta del mundo para darse cuenta de esto, pero si hay que darse cuenta de que lo que pasa allí es consecuencia de lo que hacemos aquí y que obviamente también nos afecta a nosotros, sin ir más lejos, la semana pasada al llegar a la playa de Xagó en Asturias me encontré con una orilla repleta de de basura que había traído el mar, bricks, botellas, bidones de gasolina y hasta neumáticos.

Reciclar no es lo único que puedes hacer. Está en tu mano:

Reduce

Reutiliza

Recoge

Los pequeños gestos cuentan

Leave a Comment