Albóndigas de calabaza y arroz al curry sin gluten

Albóndigas de calabaza al curry ¡Sin gluten!

Otoño es temporada de calabaza, y estas albóndigas son un auténtico descubrimiento, son fáciles de hacer y super sabrosas. Además no llevan gluten por lo que son aptas para celiacos, vegetarianos y carnívoros. Yo las hago cuando tengo arroz de más de otras comidas y así aprovecho las sobras. Si te animas ha hacerlas cocina de más ya que puedes congelarlas y tenerlas preparadas para uno de esos días que vamos con más prisa o no tenemos ganas de meternos en la cocina.

Ingredientes para 3-4 personas

  • Calabaza……………….200 g
  • Zanahoria…………….. 100 g (puedes obviar la zanahoria y hacerlo solo con calabaza, en ese caso suma otros 100g de calabaza)
  • Cebolla……………….. 100 g
  • Arroz integral cocido….50 g
  • Harina de garbanzo…..50 g
  • Aceite de oliva
  • Semillas de sésamo
  • curry
  • Sal y pimienta

Salsa

  • 1 lata de tomate triturado (o varios tomates triturados)
  • 1/2 lata de leche de coco
  • Cebolla
  • Guindillas o picante al gusto
  • Curry en polvo
  • Zumo de limón y ralladura
  • Jengibre rallado (un dedo aprox)
  • Ajo

Albóndigas de calabaza y arroz sin gluten

 

Procedimiento:

Con ayuda de un rallador, o robot de cocina ralla la zanahoria y la calabaza

En una sartén con un poco de aceite de oliva pocha la cebolla y añade la zanahoria y la calabaza ralladas.

Agrega el curry y sal-pimenta al gusto, pocha a fuego bajo durante 10 minutos.

Añade el arroz y cocina 10 minutos más

Apaga el fuego, echa la mezcla a un bowl y añade la harina de garbanzos. Mezcla hasta que se integre bien.

Transfiere la mezcla a un recipiente separado y mételo en la nevera una media hora para que tome cuerpo.

En un cuenco mezcla un poco de harina de garbanzo y sésamo para rebozar tus albóndigas

A continuación saca tu masa de la nevera, forma las albóndigas y rebózalas.

Fríelas en aceite caliente (no hace falta que haya mucho aceite)

 

Salsa

Pica la cebolla en dados y sofríe en la sartén a fuego medio con un poco de aceite hasta que se vea transparente 

Añade ajo y jengibre rallado, luego agrega las guindillas, el tomate triturado y la leche de coco, remueve bien y deja que se cocine a fuego lento con el curry y una pizca de zumo de limón unos 10 minutos.

Añade a final ralladura de limón (este toque marca un antes y un después, ¡lo prometo!). Si te gusta el cilantro o el perejil también queda bien.

A mi me gusta acompañarlas con guisantes salteados o alguna legumbre que le de al plato un aporte proteico extra

*Puedes congelar las albóndigas antes de freírlas así como la salsa en un bote aparte 

¡Si pruebas la receta te gusta no dejes de compartirla! Cuéntame en comentarios que te pareció
¡Ñam!

Leave a Comment